Obra Todo es posible si lo deseas.

Teatro | del 20 de enero al 24 de febrero

Obra Todo es posible si lo deseas.
En plena crisis, económica o personal, el consejo que da nuestra sociedad es unánime: hay que ser positivos y ver el lado bueno de las cosas, ¡esa es la solución a todo! ¿Pero basta con eso? Es más, ¿seguro que todo tiene un lado bueno?

Ricardo Castella (Locomundo, El Club de la Comedia, Noche Hache, Sé Lo Que Hicisteis etc.) en este monólogo cómico y micromusical, ofrece al público la oportunidad de quitarse la careta: ok, vale, todo es posible pero, ¿no hay cosas que son como… menos probables? ¿No habrá una forma de ser optimista y realista a la vez?

Ricardo cumplió hace poco 40 años, formó una familia, pero… ¿y si, en otra realidad paralela, nada de eso hubiera pasado? ¿Realmente nos perdemos todas las vidas que no llevamos? ¿Y si lo de que “todo es posible” no es verdad y no pasa nada?

Durante años se ha definido el humor de Ricardo Castella como “negro y pesimista” y con este show va a defenderse: porque el optimismo también puede practicarse como un arte marcial, para combatir las contrariedades y el optimismo idiota y de manual. Y es posible, con humor, ser cinturón negro, incluso muy negro, de optimismo.

Horario

23:00 horas.

Precio

12€

Teatro Arlequín Gran Via

C/ San Bernardo, 5 (Palacio)
91 758 08 47
info@teatroalerquingranvia.com
Fue proyectado por Enrique López-Izquierdo. Está situado muy cerca de la Gran Vía, en el bajo de un gran edificio conocido como Los Sótanos.

En esa zona, a lo largo de la historia, se levantaron un convento de dominicos, un cuartel de artillería, el teatro Recreo y, finalmente, una casa de los Jesuitas, incendiada en mayo 1931.

El Arlequín, como el Bellas Artes y el Príncipe, tiene la singularidad de estar bajo el nivel de la calle. Es actualmente una sala con capacidad para unos 350 espectadores, confortable, de planta rectangular. La mayor parte de su aforo se ubica en el patio de butacas, aunque tiene un pequeño anfiteatro. Tanto el escenario como los camerinos han sido totalmente reconstruidos y dotados de comodidades. Viene a ser como un hermano pequeño de los enormes cines y teatros que lo rodean en las manzanas vecinas de la Gran Vía.
Metro: Santo Domingo (L2), Callao (L3, L5)
Bus: 1, 2, 3, 44, 46, 74, 75, 133, 146, 147, 148